REFLEXIÓN DEL EVANGELIO – DOMINGO DE PASIÓN

PASIÓN DE JESÚS, AYER. PASIÓN DEL MUNDO, HOY

(Marcos 15, 1-39)

San Ignacio de Loyola recomendaba leer el evangelio, como si estuviésemos
presentes. Y, al hacernos presentes y reescribirlo, oramos.
Al mismo tiempo, tomamos conciencia de que hoy la pasión del mundo
tiene los mismos rasgos que la de Jesús: en casi todos los países hay
detenciones arbitrarias, acusaciones falsas, escarnio y burlas hacia las personas
detenidas, abuso de poder, etc.
Sigue habiendo multitud de polític@s que, por dar gusto a su gente, como
Pilato, apuestan por la mentira, la violencia y las armas. Y consiguen fortunas, a
costa de los derechos robados a su pueblo.
Y seguimos descubriendo los nidos de envidia que albergamos cada uno, cada
una. Nidos que salen al exterior en forma de desprecio, comparaciones y
humillaciones… Pilato, hoy, es un espejo en el que podemos vernos reflejad@s.
Estos días vamos a escuchar, orar y contemplar la pasión de Jesús de Nazaret.
Quizá nos sabemos párrafos de memoria. Que el Espíritu Santo nos ayude
a saber encarnarnos en la pasión del mundo, que nos espabile el oído,
nos de lengua de inciad@s, nos libre de los miedos, y nos revista de
fortaleza y valentía.

Marifé Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *