SEMANA SANTA 2024 – «Luz de Luz»

Con la sobriedad y cuidado que caracterizan a las celebraciones litúrgicas en nuestra Comunidad parroquial, hemos vivido los actos de la Semana Santa de este año.

DOMINGO DE RAMOS:

Desbordantes de alegría, tras la bendición de los ramos de olivo y palmitos, comenzamos la procesión de entrada al templo para hacer memoria de la entrada triunfante de Jesús en Jerusalén, dando comienzo así a las celebraciones propias de la Semana Santa.

LUNES, MARTES Y MIÉRCOLES SANTO:

Las Eucaristías de estos días nos fueron preparando para los Misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor.

TRIDUO PASCUAL: Como viene siendo habitual, en esta ocasión también hemos contado con la presencia del sacerdote Jesuita D. Francisco Ruiz (Paco Pepe), quien nos fue introduciendo en el significado de las celebraciones de estos días.

JUEVES SANTO:

Iniciamos el Triduo Pascual con la “Misa in Coena Domini” a las 19:00 horas, en la que celebramos el memorial de la institución de la Eucaristía y del sacerdocio ministerial y, además, el gesto del lavatorio de los pies, en el que, en palabras de D. Francisco en su homilía “Jesús se pone a los pies de quienes seguro van a participar en una escalada de omisión, en un despropósito sin control de falta de solidaridad con Él”.

Terminada la Eucaristía se procedió al traslado del Santísimo al Monumento y, posteriormente, en un clima de recogimiento, tuvo lugar una Hora Santa cuyo lema era “Que sean uno”. 

El templo permaneció abierto hasta las 23:00 aproximadamente.

VIERNES SANTO:

Comenzó el día con el Vía Crucis organizado por el grupo de jóvenes de la Parroquia, a las 9:00 de la mañana.

A las 17:00 dieron comienzo los Oficios del Viernes Santo con la Celebración de la Palabra en la que meditamos La Pasión del Señor, la Oración Universal y Adoración de la Cruz y, posteriormente, la distribución del Cuerpo del Señor que había sido reservado en el Monumento el jueves.

En su predicación de este día, D. Francisco partiendo el pasaje del Evangelio de San Juan “si el grano de trigo no cae en tierra y muere…” (Jn 12,20-23), nos invitó a reflexionar sobre nuestros amores verdaderos, compromisos auténticos, relaciones fundamentales y a entender y aquellas muertes que, curiosamente, abren a la vida”.

VIGILIA PASCUAL:

A las 20:30, en el exterior del templo, dio comienzo la Vigilia Pascual en la que, de acuerdo con las normas litúrgicas, se apreciaban como cuatro partes:

Liturgia del fuego o de la luz:  celebrada en el exterior como se indicado anteriormente, comenzó con la bendición del fuego y del Cirio Pascual. A continuación, iluminados por el Cirio, se inició la procesión de acceso al templo. Así como el Pueblo de Dios era guiado en la noche por una columna de fuego, los cristianos somos guiados y seguimos a Cristo, Luz de luz, representado por el Cirio.

Ya en el interior del templo se cantó el Pregón Pascual.

Liturgia de la Palabra: En diferentes lecturas tomadas del Antiguo Testamento se nos mostraron las maravillas hechas por Dios en favor de su Pueblo. Una vez terminadas estas lecturas se procedió al canto del Gloria, repique de campanas y encendido del templo, se entonó el Aleluya y se procedió a las lecturas del Nuevo Testamento y proclamación del Evangelio.

En su homilía D. Francisco, partiendo del pasaje o del Evangelio de San Marcos que narra la llamada de Jesús y seguimiento de los primeros apóstoles (Mc 1,14-20), nos invitó a  ir hacia atrás en nuestra memoria y buscar cuál fue el momento de nuestro primer encuentro con Jesús” Así mismo indicó que “la resurrección es un volteo a entender cotidianamente lo que vivimos  y que el crucificado está lleno de resurrección en cada uno de sus pasos de cruz y pone ante nuestros ojos que nos trae una noticia, pero que además se trata de una buena noticia, y que lo único que queda es reaccionar a esa buena noticia acogiéndola y creyéndola”.

Con la bendición del agua y renovación de las promesas bautismales se dio paso a la liturgia eucarística, terminando la Eucaristía con la bendición final solemne. 

Finalizada la Vigilia, tuvo lugar en la plaza, unos momentos de compartir comunitario, chocolate incluido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *