REFLEXIÓN DEL EVANGELIO – DOMINGO 3° DEL TIEMPO ORDINARIO

QUÉ ES EL REINO DE DIOS?

Mc 1, 14-20
Es sabido que Jesús apenas habló de Dios. Todo su mensaje se centró en lo que él
llamaba el “Reino de Dios”. Es probable que, a nuestros oídos no monárquicos y no
religiosos, esta expresión les resulte completamente ajena, cuando no anacrónica,
obsoleta y, por tanto, prescindible. Pero, tal vez, podamos encontrar en ella un
significado en el que nos reconozcamos.
De entrada, se trata de una expresión polisémica, capaz de designar distintas
realidades. Por una parte, parece significar la sociedad soñada por Jesús, un
“mundo nuevo” caracterizado por la fraternidad, que nace de la comprensión de
que todos somos hijos de una misma fuente (“Padre”). En este primer sentido, el
“Reino de Dios” equivale al proyecto de Jesús. No extraña, por tanto, que constituya
el núcleo de su mensaje.
Por otra parte, tal expresión se identifica con la metáfora del tesoro oculto: el
“Reino de Dios” es el tesoro añorado que sabe a plenitud y hace desbordar de
alegría. Está -decía Jesús- “dentro de vosotros”.
En este mismo sentido, la expresión puede ser otro modo de nombrar nuestra
identidad profunda. El “Reino de Dios” es lo que somos, aquella dimensión de
profundidad donde “todo está bien”. Por lo que, cuando se experimenta, uno
descubre y vive, metafóricamente hablando, “el cielo en la tierra”.
Con todo ello, no es inadecuado afirmar que la expresión “Reino de Dios”, aun
nacida en un contexto religioso teísta, es una metáfora de nuestra “casa”. Somos
eso que anhelamos, en ocasiones sin ni siquiera saberlo; eso que es unidad, amor,
gozo, paz…, plenitud de presencia. No habla de un “cielo” futuro ni separado, sino
de la realidad atemporal, siempre a salvo. Una realidad que, más allá de los
términos o expresiones que utilicemos, responde a nuestro Anhelo profundo: en
ella nos encontramos con lo que realmente somos.

Enrique Martínez Lozano
(Boletín semanal)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *