REFLEXIÓN DEL EVANGELIO – DOMINGO 24º TIEMPO ORDINARIO – CICLO A –

PERDONAR SIEMPRE

A Mateo se le ve preocupado por corregir los conflictos, disputas y
enfrentamientos que pueden surgir en la comunidad de los seguidores de Jesús.
Probablemente está escribiendo su evangelio en unos momentos en que, como se
dice en su evangelio, «la caridad de la mayoría se está enfriando» (Mateo 24,12).
Por eso concreta con mucho detalle cómo se ha de actuar para extirpar el mal del
interior de la comunidad, respetando siempre a las personas, buscando antes que
nada «la corrección a solas», acudiendo al diálogo con «testigos», haciendo
intervenir a la «comunidad» o separándose de quien puede hacer daño a los
seguidores de Jesús.
Todo eso puede ser necesario, pero ¿cómo ha de actuar en concreto la persona
ofendida?, ¿Qué ha de hacer el discípulo de Jesús que desea seguir sus pasos y
colaborar con él abriendo caminos al reino de Dios, el reino de la misericordia y la
justicia para todos?
Mateo no podía olvidar unas palabras de Jesús recogidas por un evangelio anterior
al suyo. No eran fáciles de entender, pero reflejaban lo que había en el corazón de
Jesús. Aunque hayan pasado veinte siglos, sus seguidores no hemos de rebajar su
contenido.
Pedro se acerca a Jesús. Como en otras ocasiones, lo hace representando al grupo
de seguidores: «Si mi hermano me ofende, ¿Cuántas veces le tengo que perdonar?,
¿hasta siete veces?». Su pregunta no es mezquina, sino enormemente generosa. Le
ha escuchado a Jesús sus parábolas sobre la misericordia de Dios. Conoce su
capacidad de comprender, disculpar y perdonar. También él está dispuesto a
perdonar «muchas veces», pero ¿no hay un límite?
La respuesta de Jesús es contundente: «No te digo siete veces, sino hasta setenta
veces siete»: has de perdonar siempre, en todo momento, de manera incondicional.
A lo largo de los siglos se ha querido rebajar de muchas maneras lo dicho por
Jesús: «perdonar siempre, es perjudicial»; «da alicientes al ofensor»; «hay que
exigirle primero arrepentimiento». Todo esto parece muy razonable, pero oculta y
desfigura lo que pensaba y vivía Jesús.
Hay que volver a él. En su Iglesia hacen falta hombres y mujeres que estén
dispuestos a perdonar como él, introduciendo entre nosotros su gesto de perdón
en toda su gratuidad y grandeza. Es lo que mejor hace brillar en la Iglesia el rostro
de Cristo.

José Antonio Pagola
Publicado en www.gruposdejesus.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *