REFLEXIÓN DEL EVANGELIO – DOMINGO 23º TIEMPO ORDINARIO – CICLO A –

UNA IGLESIA REUNIDA EN EL NOMBRE DE JESÚS

Cuando uno vive distanciado de la religión o se ha visto decepcionado por la

actuación de los cristianos, es fácil que la Iglesia se le presente solo como una gran

organización. Una especie de «multinacional» ocupada en defender y sacar

adelante sus propios intereses. Estas personas, por lo general, solo conocen a la

Iglesia desde fuera. Hablan del Vaticano, critican las intervenciones de la jerarquía,

se irritan ante ciertas actuaciones del papa. La Iglesia es para ellas una institución

anacrónica de la que viven lejos.

No es esta la experiencia de quienes se sienten miembros de una comunidad

creyente. Para estos, el rostro concreto de la Iglesia es casi siempre su propia

parroquia. Ese grupo de personas amigas que se reúnen cada domingo a celebrar la

eucaristía. Ese lugar de encuentro donde celebran la fe y rezan todos juntos a Dios.

Esa comunidad donde se bautiza a los hijos o se despide a los seres queridos hasta

el encuentro final en la otra vida.

Para quien vive en la Iglesia buscando en ella la comunidad de Jesús, la Iglesia es

casi siempre fuente de alegría y motivo de sufrimiento. Por una parte, la Iglesia es

estímulo y gozo; podemos experimentar dentro de ella el recuerdo de Jesús,

escuchar su mensaje, rastrear su espíritu, alimentar nuestra fe en el Dios vivo. Por

otra, la Iglesia hace sufrir, porque observamos en ella incoherencias y rutina; con

frecuencia es demasiado grande la distancia entre lo que se predica y lo que se

vive; falta vitalidad evangélica; en muchas cosas se ha ido perdiendo el estilo de

Jesús.

Esta es la mayor tragedia de la Iglesia. Jesús ya no es amado ni venerado como en

las primeras comunidades. No se conoce ni se comprende su originalidad.

Bastantes no llegarán siquiera a sospechar la experiencia salvadora que vivieron

los primeros que se encontraron con él. Hemos hecho una Iglesia donde no pocos

cristianos se imaginan que, por el hecho de aceptar unas doctrinas y de cumplir

unas prácticas religiosas, están siguiendo a Cristo como los primeros discípulos.

Y, sin embargo, en esto consiste el núcleo esencial de la Iglesia. En vivir la adhesión

a Cristo en comunidad, reactualizando la experiencia de quienes encontraron en él

la cercanía, el amor y el perdón de Dios. Por eso, tal vez, el texto eclesiológico más

fundamental son estas palabras de Jesús que leemos en el evangelio: «Donde dos o

tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos».

El primer quehacer de la Iglesia es aprender a «reunirse en el nombre de Jesús».

Alimentar su recuerdo, vivir de su presencia, reactualizar su fe en Dios, abrir hoy

nuevos caminos a su Espíritu. Cuando esto falta, todo corre el riesgo de quedar

desvirtuado por nuestra mediocridad.

José Antonio Pagola
Publicado en www.gruposdejesus.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *