REFLEXIÓN DEL EVANGELIO – ASCENSIÓN DEL SEÑOR (7mo DOMINGO DE PASCUA) – CICLO A

JESÚS ESTÁ CON NOSOTROS

Mateo no ha querido terminar su narración evangélica con el relato de la
Ascensión. Su evangelio, redactado en condiciones difíciles y críticas para las
comunidades creyentes, pedía un final diferente al de Lucas.
Una lectura ingenua y equivocada de la Ascensión podía crear en aquellas
comunidades la sensación de orfandad y abandono ante la partida definitiva de
Jesús. Por eso Mateo termina su evangelio con una frase inolvidable de Jesús
resucitado:

«Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo».
Esta es la fe que ha animado siempre a las comunidades cristianas. No estamos
solos, perdidos en medio de la historia, abandonados a nuestras propias fuerzas y a
nuestro pecado. Cristo está con nosotros. En momentos como los que estamos
viviendo hoy los creyentes es fácil caer en lamentaciones, desalientos y derrotismo.
Se diría que hemos olvidado algo que necesitamos urgentemente recordar:

él está con nosotros.
Los obispos, reunidos con ocasión del Concilio Vaticano II, constataban la falta de
una verdadera teología de la presencia de Cristo en su Iglesia. La preocupación por
defender y precisar la presencia del Cuerpo y la Sangre de Cristo en la eucaristía ha
podido llevarnos inconscientemente a olvidar la presencia viva del Señor
resucitado en el corazón de toda la comunidad cristiana.
Sin embargo, para los primeros creyentes, Jesús no es un personaje del pasado, un
difunto a quien se venera y se da culto, sino alguien vivo, que anima, vivifica y llena
con su espíritu a la comunidad creyente.
Cuando dos o tres creyentes se reúnen en su nombre, allí esta él en medio de ellos.
Los encuentros de los creyentes no son asambleas de hombres huérfanos que
tratan de alentarse unos a otros. En medio de ellos está el Resucitado, con su
aliento y fuerza dinamizadora.

Olvidarlo es arriesgarnos a debilitar de raíz nuestra esperanza.
Todavía hay algo más. Cuando nos encontramos con un hombre necesitado,
despreciado o abandonado, nos estamos encontrando con aquel que quiso
solidarizarse con ellos de manera radical. Por eso nuestra adhesión actual a Cristo
en ningún lugar se verifica mejor que en la ayuda y solidaridad con el necesitado.
«Cuanto hicisteis a uno de estos pequeños, a mí me lo hicisteis».
El Señor resucitado está en la eucaristía alimentando nuestra fe. Está en la
comunidad cristiana infundiendo su Espíritu e impulsando la misión. Está en los
pobres moviendo nuestros corazones a la compasión.

Está todos los días, hasta el fin del mundo.

José Antonio Pagola
Publicado en www.gruposdejesus.com

Recommended Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *