Jornada «Pro Orantibus»

Un momento de oración dedicado a la vida contemplativa.

Este domingo 30 de mayo, solemnidad de la Santísima Trinidad, también celebramos la Jornada “Pro Orantibus”, un día en el que recordamos a las personas consagradas contemplativas. Oramos por los que oran continuamente por nosotros: los monjes y monjas de clausura.

Si Cristo es la Cabeza y la Iglesia el Cuerpo… la vida contemplativa es el corazón. Bombea la sangre, imprescindible, a todas las partes del cuerpo. La Iglesia, en toda su diversidad, se sostiene gracias a la oración e intercesión de estas personas, que se ofrecen a sí mismos, durante toda su vida, en alabanza continua a Dios Trinidad. 

El lema adoptado este año es “La vida contemplativa, cerca de Dios y del dolor del mundo”. Con este mensaje se nos recuerda la importancia de la vida contemplativa, especialmente en estos tiempos en los que estamos atravesando una situación global que ha trastocado fuertemente nuestras vidas. De esta manera, los monjes y monjas, apartados del mundo, no dejan de sufrir con él.

Valoremos este tesoro. Recordemos con gratitud y esperanza a quienes recorren la hermosa senda de la vida contemplativa. Pidamos al Señor que los bendiga con nuevas vocaciones, los aliente en la fidelidad cotidiana y les mantenga la alegría de la fe. Así, ellos podrán seguir presentando a Dios las necesidades y padecimientos del mundo, compartiendo su dolor y esperanza.

En nuestra Diócesis Nivariense existen actualmente cinco monasterios de clausura:

  • La Orden de las Hermanas Pobres de Santa Clara (clarisas), en La Laguna.
  • Las Monjas de la Orden de los Predicadores (dominicas), en La Laguna.
  • La Orden de la Inmaculada Concepción (concepcionistas franciscanas), en Garachico.
  • La Orden del Císter (cistercienses), en Breña Alta.
  • El Instituto del Verbo Encarnado, en Güimar.
Jornada «Pro Orantibus»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.